Preguntas Frecuentes

Debes ingresar a Productos y seleccionar: Ingredientes, y luego seleccionar el botón verde que dice nuevo ingrediente.
Efectivamente debes incluir el agua como ingrediente, ya que, si bien no aporta calorías u otros nutrientes, se mezcla u absorbe con los otros ingredientes, siendo parte del producto final.

Así es, recuerda que debes dejar enfriar el producto después de la cocción para pesarlo. Con estos datos se podrás calcular la pérdida de peso por evaporación durante la cocción. 

Debes pesar y registrar el valor del producto crudo y del producto terminado (cocido y enfriado).

Luego aplicas la siguiente fórmula o regla de tres, como se muestra en el siguiente ejemplo:

Peso de producto crudo= 250g.

Peso de producto cocido y enfriado= 220g.

Cálculo:
(250-220) x100/250= 12% de pérdida de agua por evaporación durante la cocción.

Debes incorporar la Resolución Sanitaria según lo indicado en el Reglamento Sanitario de Los Alimentos: N°XXXXX (número de la R.S) del DD.MM.AAAA (día, mes y año en que fue emitida la Resolución). Seremi de Salud indicando la comuna y región a la que corresponde. Por ejemplo: Resolución Sanitaria N° 1050746 del 10.09.2020. Seremi de Salud Osorno. Región de Los Lagos.

La porción de consumo habitual, es definida por el productor o fabricante del producto alimenticio y debe considerarse como la cantidad de alimento que generalmente es consumida por 1 persona en 1 oportunidad.

Para productos alimenticios deshidratados, que se consumen restituidos, esta porción de consumo habitual se informará de acuerdo a las instrucciones de reconstitución. Por ejemplo, en la leche en polvo, la porción de consumo habitual podrías ser: “8 cucharaditas rasas (24g = 1 vaso de 200 ml una vez preparada).”

Cuando el producto contenga en sus ingredientes, alguno de los que estén en el listado definido por el Ministerio de Salud.

Entre los ingredientes más comunes que adicionan “sodio” se encuentran:

– Sal comestible (sal común o NaCl)).

– Aditivos que contienen sodio, como el bicarbonato de sodio, sorbato de sodio, propionato de sodio o los nitritos de sodio.

– Cualquier ingrediente que contenga sal o alguno de estos aditivos, como por ejemplo: polvos de hornear, mantequilla con sal, entre otros.

Entre los ingredientes más comunes que adicionan “azúcares” se encuentran:

– Azúcar de mesa. – Miel. – Jarabes (de glucosa, maíz, fructosa u otros).

– Cualquier ingrediente que contenga azúcar, miel o jarabes.

Entre los ingredientes más comunes que adicionan “grasas” se encuentran:

– Aceites, grasas o mantecas de origen animal o vegetal, como el aceite de maravilla, coco, oliva, palta u otros.

– Crema de leche.

– Margarina, mantequilla, con y sin sal.

– Cualquier ingrediente que contenga aceites, manteca, mantequilla, margarina, crema u otros.

La adición de “calorías”, se entenderá cuando el producto tenga adición de azúcares o grasas, según lo descrito anteriormente. 

Si un alimento supera los límites establecidos para los nutrientes críticos (calorías, carbohidratos, azúcares totales y sodio), no se puede hacer publicidad de este alimentos dirigida a niños, y no se podrá vender al interior de los establecimientos educacionales.

Scroll to Top
Open chat
Hola!
En qué te puedo ayudar?
Powered by